¿Sabes cómo conservar el Aceite de Oliva Virgen Extra en Verano?

El aceite de oliva virgen extra es un alimento natural, un zumo de aceitunas, rico en polifenoles y Vitamina A, unos antioxidantes naturales que son muy beneficiosas para el organismo.

En Medina Oliva cuidamos nuestra producción para mantener las mejores condiciones de este oro líquido, su producción en olivar, su recolección y su elaboración, todo para ofrecer la mejor materia prima.

El calor afecta a los compuestos antioxidantes, por ello se recomienda almacenar en lugares frescos y alejados de fuentes de calor, porque mientras más calor reciba el aceite, más acelerará la pérdida de propiedades nutricionales. Lo ideal es mantener el aceite en casa entre 16 y 24 grados.

El problema en verano es, precisamente, que las temperaturas suelen ser mucho más elevadas y no siempre se cuenta con una despensa fresca.

El aceite debe guardarse en lugares oscuros y taparse correctamente después de cada utilización. No es ni recomendable ni necesario guardarlo en la nevera. El frío excesivo también puede estropear el disfrute del aceite.